Me pone triste

Me dan ganas de llorar cuando veo a Raúl Torres en la Tribuna Antiimperialista y en la gala por los 10 años del progama Cuerda Viva cantando “In extremis”. No sé qué le pasó pero lo cierto es que antes me gustaban más sus canciones. Crecí con “Candil de nieve” en la guitarra de los amigos que se pasaban los acordes de mano en mano para cantarlo en el momento clave de una fiesta cuando ya la música grabada no daba para más. La verdad es que no quiero parecer una nostálgica ni pedirle peras al olmo, pero si digo esto es porque es algo físico. Ni siquiera tengo que procesarlo para que me desagrade. Me pone triste y punto.

 

Anuncios

Lo que prefiero

Este comentario nace unos minutos después de ver Vinci de Del Llano. La película me ha dejado una sensación agradable de libertad. Ansias de libertad. Pero yo que soy enemiga de las metáforas sospecho que hay un intento de poner nuestra realidad del otro lado de Florencia y eso me molesta. Me gusta y respeto su incursión en esa faceta poco explorada en el cine cubano que son los temas universales pero como espectadora del arte nacional estoy harta del doble sentido.

De todas formas hubiera preferido, YO, y a mi entender hubiera sido más interesante, que esa cárcel hubiera sido cubana porque eso sí que nunca antes lo he visto en nuestra cinematografía. Y mira que es un tema común en todas las cinematografías del mundo como lo son también las películas de amor o las de terror.

Lo hubiera preferido porque es un tema que nos duele a muchos. Es un tema excluido y me parece muy necesario acercarlo a la gente. Me refiero al tema de la cárcel cubana. El arte debe hacer eso también y yo lo hubiera querido así. Sin metáforas.

Un artista X cubano, preso por X situación, un ladrón, un asesino, y no estuviera yo con este mal sabor que me dejan las cosas dichas a medias.

Pero de seguro estoy en un error y nosotros los cubanos no estamos del otro lado de Florencia en esta incursión de Del Llano. Probablemente solo quiso acercarse a un tema que él consideró interesante solo por lejano y no por similar.

Bueno, en definitiva es solamente lo que me parece a mí. Estoy completamente segura que a mucha gente no le pasará por la mente nada de esto y saldrá del cine complacido. Y es que el cine es así.

Por suerte.