28 de septiembre

IMG_4076 IMG_4082 IMG_4083

En las últimas semanas los medios oficiales de cuba tratan de manera constante de traer a primer plano la figura de Fidel Castro. Vuelvo a escuchar aquello de “esta idea que fue de nuestro comandante en jefe…” o sencillamente “nuestro querido comandante en jefe…”. Recientemente para celebrar el 28 de septiembre las cuadras se “engalanaron” con posters de su figura. Como banderita multicolor se repetía su cara una y otra vez en cada uno de los CDRs de la zona donde vivo.

A mi no me gusta.

 

Anuncios

Libertad

MUNDO DE HOY

Lo que hizo Robertico Carcassés en la tribuna antiimperialista fue un acto de libertad y por tanto no puede ser imputable desde el punto de vista moral. Algunos dicen que la causa que convocaba ese concierto es “sagrada” y califican su actuar de “torpeza” pero yo considero que en el tema Cuba no puede existir una causa más sagrada que otra. Lo que dijo Robertico es un sentir que toca a muchos cubanos y es por eso que no entra en contradicción con la causa inicial.

Es cierto que para este acto de libertad tuvo por definición que tomar decisiones previas porque este tipo de manifestaciones siempre están precedidas de una previa ruptura con la autocensura, un brincar obstáculos invisibles que normalmente obstruyen nuestra más sincera expresión pero una vez cruzada esa frontera la libertad más absoluta es la que nos guía.  En otros lugares donde no se necesita cruzar esos obstáculos esta libertad no tiene lugar y sencillamente la persona es protagonista de una realidad ausente de obstáculos para su expresión.

En cuba siempre se necesita una buena dosis de valor para este tipo de acciones. Es por eso que Robertico enseguida se ganó el respeto de muchos en su página de Facebook. Los que quieren manipular lo que pasó ese día en una autentica y feliz improvisación de Interactivo están siendo víctimas de los obstáculos a la libre expresión, están formando parte del cerco a la libertad inherente al hombre, a cada hecho artístico.